VII Congreso CNSE · Presentación

¡Hola! Los próximos 8 y 9 de junio tenemos una cita en Bilbao. Se celebra el VII Congreso de la CNSE, que bajo el lema ‘Valor asociativo: Un compromiso de futuro’, servirá para reflexionar sobre cómo hemos avanzado hasta el momento actual, definir las futuras líneas de actuación, y poner de relieve la importancia de valorar, reivindicar y mantener nuestro movimiento asociativo. La sociedad cambia, y nosotras, las personas sordas, y nuestro movimiento asociativo, cambiamos con ella.

A las asociaciones, federaciones autonómicas y la CNSE la conforman nuestro capital más importante: las personas. Personas que son activistas sordas, voluntarias, profesionales, y colaboradoras unidos en una lucha común: la igualdad de las personas sordas. Nuestro equipo humano, nuestra base social, personas que aportan valor, y por las que sentimos un profundo orgullo.

Es importante recordar la historia de nuestro asociacionismo. En 1906 nace la primera asociación de personas sordas de España. En 1936, ya eran 15 las asociaciones de personas sordas, que con el impulso de Juan Luis Marroquín y Ángel Calafell, entre otros, crean lo que hoy conocemos como la CNSE. Y lo hacen con un propósito: construir unidad, esta palabra, este símbolo que nos caracteriza, y que ha hecho posible que las personas sordas nos acogiéramos unas a otras y conformáramos las asociaciones y, que a su vez, éstas se unieran alrededor de la CNSE, para juntas, luchar por "nuestra causa".

Con el comienzo de la democracia en 1978, surgen las federaciones autonómicas y comienza a establecerse la estructura actual de nuestro movimiento asociativo: asociaciones locales integradas en las federaciones autonómicas, y éstas en la CNSE, que a su vez se mueve y participa en Europa a través de la Unión Europea de Personas Sordas. Asimismo, recordar que muchos años antes, CNSE fue una de las entidades fundadoras de la Federación Mundial de Personas Sordas.

Tras más de 80 años de trayectoria, los proyectos de la CNSE han aumentado en número, impacto y fuerza, y podemos afirmar sin miedo a equivocarnos, que la red asociativa CNSE ha sido la mejor herramienta para conquistar y garantizar nuestros derechos, atender nuestras necesidades, y convivir en comunidad.

A lo largo de todo este tiempo, hemos vivido diferentes momentos de alegría, de tristeza, de rabia y de frustración, pero hemos seguido adelante unidas. Nada nos impedirá avanzar hacia un acceso pleno a la información y la comunicación en todos los ámbitos de la vida. Nada nos detendrá en la consecución de una igualdad de oportunidades ante el empleo, la educación, y la participación en la vida social, política, cultural y económica de nuestro país. Nada nos privará de nuestros derechos lingüísticos que permiten nuestro empoderamiento como personas sordas.

Ahora comienza el trabajo para el VII Congreso, con debates en las asociaciones y federaciones. Esperamos vuestras opiniones, reflexiones y aportaciones, que se verán reflejadas en las conclusiones del Congreso. Continuamos juntas y juntos el camino. Gracias a todas y todos. ¡Nos vemos pronto!